Turismo rural: Lo necesitas y no es gratis; no tengo dinero, pero lo necesito.

Hay muchos talleres, cursos, conferencias, … dirigidos fundamentalmente a alojamientos rurales en los que se trata de concienciar a los propietarios y directivos de este tipo de alojamientos de la necesidad que tienen de incorporar tecnología, cuidar su reputación online y tomarse muy en serio su presencia en Internet en general y en Redes Sociales en particular.
En este marco ocurre que la gran mayoría de alojamientos de este tipo tienen los mismos problemas y las mismas barreras:

  • Falta de información/formación.
  • Falta de tiempo para embarcarse en estas actividades.
  • Coste elevado para sus pequeños presupuestos.

Entramos así en el círculo vicioso en el que se encuentran los alojamientos rurales y que les empujan a un pozo del que resulta difícil salir.

circulo_vicioso

La falta de información / formación es fácil de solucionar, pues existe información más que suficiente para poder hacerse una idea de lo que debe conocerse o, al menos, tener nociones básicas. Si representas a un establecimiento rural no tengas apuro en consultarnos las dudas que tengas, que yo te las responderé gustosamente.

Respecto a la falta de tiempo para embarcarse en estas actividades, no nos cansamos de repetiros que precisamente existen muchas posibilidades tecnológicas de automatizar varios procesos que actualmente realizan a mano – ¡a mano! – y que son totalmente improductivos, cuya incorporación o implementación les daría mucho margen para empezar a emplear su valioso tiempo en tareas mucho más productivas.

Cuando abordamos la idea de que todo esto representa un elevado coste para sus pequeños presupuestos, es cuando entramos en ese círculo vicioso que os comentábamos antes y que les lleva a ir cada vez más abajo dentro del pozo.

¿Qué esperáis?

Si quieren tener presencia en Internet, los alojamientos rurales necesitan, obligatoriamente:

Además, si quieren rizar el rizo y plantarse con una estrategia más efectiva os recomendamos:

La verdad es que casi un cien por cien de los asistentes a los talleres salen encantados. Sin embargo, la mayoría se marchan a su casa con la duda y la ansiedad… el miedo a invertir (que no gastar) su dinero para que luego no les haya servido para nada…

¿Qué hacemos? ¿Cómo convencerlos de que es un paso que deben dar?

¿De quién es la culpa de esta duda? ¿De su bajo nivel de ingresos? Si tuvieran claro que iban a multiplicar sus ingresos, invertirían, ¿no?… Entonces, ¿por qué salen tan contentos y convencidos después de cada sesión y luego no dan el paso? ¡La hora de poner esto en práctica ya llegó hace tiempo!

¿De quién es la culpa de esta duda? ¿De el “humo” que se respira en Internet?

Si eres un propietario de casa u hotel rural, ¿qué te hace falta para lanzarte y probar? (aparte de más dinero, claro :-) )

Estamos tan seguros del impulso que darían a su negocio con una inversión (asumible) que no sabemos ya qué pensar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *