Coronavirus y Revenue Management, la madre del cordero

Nunca imaginamos que esto podría pasar pero el impacto del coronavirus en la economía mundial es algo ya latente, incuestionable. Países que apuntaban a un cierto repunte económico desaceleran su empuje, algunos caen en recesión y el  latido de los mercados con la guerra del petróleo y la incidencia del virus nos plantean un escenario lleno de preocupación e incertidumbre.

La salud es el bien más preciado y el llamamiento a la responsabilidad individual, la organización y las medidas de contención así como la investigación científica en torno al virus serán clave en la resolución de esta probable pandemia global.

Pero la vida sigue y las pequeñas y medianas empresas hoteleras deberán afrontar lo mejor posible este nuevo escenario, cuya amenaza evidente se suma a otras tantas que afectan al sector turístico, al tráfico de viajeros, a los viajes y al turismo en general como fuente indispensable de ocio y bienestar.

Más de 1200 casos positivos en España y especialmente el ritmo de propagación de la enfermedad cierra colegios e universidades, partidos a puerta cerrada, cierre temporales de hoteles, cancelación de espectáculos, etc.

La situación exige medidas de contención pero también medidas de reacción ante la inevitable contracción de la demanda turística.

La Pyme hotelera no tiene el pulmón financiero ni los recursos técnicos y humanos de la cadena hotelera.
Se prevé una caída del turismo generalizado ante esta alarma social, quizás también derivada de esa psicosis colectiva que desde muchos medios de comunicación se amplía sin el suficiente análisis o la mesura necesaria para transmitir la información del modo más objetivo y veraz.

Si las motivaciones de los viajeros responden a decisiones irracionales( «predeciblemente irracionales» según Richard Thaler, premio Nobel de Economía en 2017) debemos actuar sobre éstas para minimizar el impacto de esta crisis sobre nuestra cuenta de resultados.

Nuestro plan de marketing hotelero también debe tener su plan de contención y el Revenue Management se plantea como una herramienta indispensable para que estos flujos de demanda debilitados recaigan en nuestra propuesta de valor como pequeños o medianos hoteles o grupos de apartamentos frente a un set competitivo que procurará hacer lo mismo,  llevarse ese gato al agua.

Forecast, ocupación, estancia mínima, pick-up, etc., seguirán siendo conceptos fundamentales en nuestra gestión de Revenue Management para hoteles procurando captar al mejor cliente al mejor precio posible.

Obviamente no hay un histórico sobre esta nueva situación y de hecho el escenario puede variar tan rápidamente que apenas nos quede tiempo para implementar todas las medidas con la suficiente capacidad reactiva pero, pase lo que pase, estar alerta, comprender los efectos de la crisis, detectar esa demanda en el destino, prever su comportamiento y adelantarnos para satisfacer sus necesidades nos dará un margen mayor de acierto que permanecer expectantes, pasivos, sin chispa desde un punto de vista estratégico en la gestión de nuestro inventario.

El análisis de datos y las medidas implementadas de Revenue Management frente a las amenazas actuales nos permitirá salir más indemnes de sus negativos efectos.

El Revenue Management para hoteles se plantea como un guardián inexpugnable de nuestra tarea diaria, la optimización de los ingresos de nuestras Pymes hoteleras y, en este sentido, el coronavirus representa una amenaza más con profundos matices que habremos de resolver o minimizar combinando tecnología y especialización.

Mientras tanto, desde este blog también queremos enfatizar en ese llamamiento a la responsabilidad individual y continuar empatizando con el foco del problema facilitando ese plan de contención por medio del Revenue Management para hoteles.

El resto es cuestión de oficio mientras esa vacuna llega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *