Primeros pasos para una estrategia de email marketing acertada

¿Cuántas veces has consultado hoy el correo electrónico? ¿Te has dado de alta en algún boletín porque querías descargarte algún tipo de contenido? ¿Has buscado en tu bandeja de entrada esa marca que prometía grandes descuentos? Pues bien, tú eres uno más de los millones de personas que ha sucumbido al email marketing.

Negar lo evidente es una bobada y por eso creemos necesario seguir profundizando en el tema del email marketing. Porque aunque se han escuchado muchas teorías sobre la desaparición de esta herramienta de inbound marketing tras la irrupción de las redes sociales, el tiempo pone las cosas en su sitio y, de momento, no les ha dado la razón.

Sin embargo, la estrategia de email marketing no consiste en enviar uno o dos correos electrónicos cuando te acuerdas a toda tu lista de contactos. No. La efectividad de esta técnica consiste en la segmentación, la planificación de objetivos y la fijación de metas.

estrategia-email-marketing-hotelup

Segmentar, segmentar y segmentar.

Una base de datos en la que solo figure el correo electrónico es una mal comienzo. Cuanta más información dispongamos, mejor: nombre, apellidos, lugar de residencia, cumpleaños, estado civil, periodo de vacaciones, historial de alojamiento, etc. La razón es que cuanto más conozcamos a nuestro público mejores contenidos le ofreceremos y la respuesta será más positiva por su parte. Un caso práctico. Imagínate que envío a toda mi lista de correos una promoción especial por el día de su cumpleaños. Si se da el caso de que el tuyo fue hace tres meses, ¿qué percepción tendrías de Hotel-UP? Sin embargo, si te llega a una semana de soplar la velas, ¿a que ya cambia la cosa?

En el caso de los establecimientos hoteleros esta acción es relativamente sencilla ya que la recogida de información de nuestro público puede llevarse a cabo en el mismo momento en el que solicita información, realiza una reserva o se aloja en nuestro hotel. (Más información sobre Recogida de datos de los clientes en este post).

A por el objetivo.

Este siguiente paso requiere de un tiempo de reflexión ya que no podemos abarcar muchos objetivos al unísono y pretender acertar en todos. Lo mejor será elegir uno o dos por año y trabajar en ellos. Por ejemplo, si soy una casa rural que acaba de abrir, lo que me interesa es recopilar información de mis posibles clientes y segmentarla (ahora ya sabes para qué) de manera correcta. Centraré mis esfuerzos en crear concursos y sorteos para mis posibles clientes, potenciaré los contenidos del blog, crearé guías temáticas de la zona que se podrán descargar gratis si dejan en mi web sus datos y desde mis redes sociales se incentivarán las suscripciones con descuentos o tarifas especiales, etc.

Por el contrario, si mi casa rural, hostal u hotel ya está en marcha y lo que quiero es fidelizar a mis clientes, deberé enviar cupones especiales, información novedosa del destino, promociones de tiempo limitado que hagan que quien ya nos conoce quiera volver con nosotros…

Los objetivos por lo tanto son diferentes para cada etapa del negocio y las prioridades establecidas. Pero todos tienen en común que sean SMART:

S, specific. Descríbelos de manera correcta, en positivo. Sé muy específico con lo que quieres, cuándo y cómo.

M, measurable. Que se puedan cuantificar y medir de alguna manera.

A, attainable. No elijas un objetivo que sea imposible de lograr. Tiene que ser alcanzable.

R, realistic. Quizás puedas lograrlo pero invirtiendo un tiempo y dinero que no tienes. Por lo tanto no sería realista.

T, time bound. Delimitado en el tiempo.

Con estas premisas, es hora de analizar cuáles son tus propósitos para desarrollar con éxito una estrategia de marketing online.

Un objetivo, una meta.

Una vez tengas claro la base de datos con la que cuentas y el objetivo que quieres alcanzar (específico, medible, alcanzable, realista y delimitado en el tiempo) es hora de fijar las metas. Este paso consiste en poner un número a tu objetivo. En el caso de la casa rural podríamos fijarla en 100 nuevos contactos en 3 meses, por ejemplo. Por el contrario, en el siguiente ejemplo nuestra intención era fidelizar, por lo que situaremos nuestro cifra en incrementar las pernoctaciones de antiguos clientes un 5% en 6 meses.

Pero no te obsesiones con estas cifras. Puede que llegues a ellas o no. Lo importante es ir analizando y en el caso de no estar funcionando, corregir el rumbo de nuestra acciones de marketing y volver a empezar.

Como ves, el desarrollo de una estrategia de email marketing requiere tiempo y recursos pero a la larga da sus frutos si la ejecutamos correctamente. Y aunque queda mucho por explicar, estos tres pasos te ayudarán a formarte una idea de lo que tienes que empezar a hacer. Aunque no estás solo. Si necesitas ayuda ya sabes que solo tienes que decírnoslo. ¿Te animas a poner en marcha tu email marketing?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *