El círculo vicioso entre OTA’s y hoteles

Es el eterno debate, un ‘ni contigo, ni sin ti’ que no acaba ni parece tener fecha próxima de final. Debemos partir de una base sencilla e indiscutible: desde siempre, las agencias de viaje han tenido un pilar fundamental en su modelo de negocio, que lo han constituido los hoteles. Esto, repetimos, es innegable.

OTAS. Agencia de viajes online.

Pero ocurre que un buen día empezó a proliferar lo digital, apareció Internet en las vidas de los habitantes de todo el planeta y las agencias de viaje lo vieron rápido, lo asimilaron rápido y se lanzaron a esta nueva aventura en la que empezaron a sentar las bases de lo que iba a ser el futuro de las reservas de hotel. Casi todas se lanzaron al vacío y la mayoría fracasaron por desconocimiento, o porque, simplemente, no supieron hacerlo. Y desaparecieron del mapa.

Pero otras, pocas, sobrevivieron, crecieron y se hicieron fuertes en este nuevo entorno. Tan fuertes y con tanta anticipación respecto a los hoteles, que se convirtieron en la única vía para miles, millones de clientes que querían reservar hotel en el entorno digital. Efectivamente, los hoteles llegaron tarde, porque no supieron – o no quisieron – ver  el potencial de Internet. Simplemente, o bien se les hacía grande o se negaron a la incomodidad del cambio.

Fue entonces cuando se dio la vuelta a la tortilla y ese concepto de la dependencia que tenían las agencias de viaje de los hoteles se convirtió en una dependencia de las agencias de viaje por parte de los hoteles. Fue entonces cuando las agencias de viaje se convirtieron en OTA’ s (Online Travel Agency) y se hicieron las dueñas y señoras de las reservas hoteleras, llegando a la situación según la cual si un hotel no está presente en las principales OTA’s, perderá una amplia posibilidad de ingresos procedentes de las reservas. Así de simple, claro y contundente.

Por suerte los hoteles, aunque un poco tarde, han reaccionado y están de nuevo con las cartas sobre el tapete, jugándolas como pueden. Unas veces (pocas) ganan una mano y otras (muchas) no. Y así estamos actualmente en un entorno digital en el que ocurre que:

  • Las OTA’s venden habitaciones de hotel en Internet a cambio de sustanciosas comisiones
  • Las OTA’s ‘obligan’ a los hoteles a ofrecer en sus páginas web unos precios iguales o inferiores a los que ofrecen en su propia web (la famosa paridad de precios). Si no cumplen, la OTA cierra el grifo y puede causarle un buen problema al hotel, sobre todo si éste es independiente.
  • El hotel pasa por el aro y, en muchos casos, busca triquiñuelas para intentar zafarse del dominio OTA. Unas veces lo consigue y otras no. Respecto a esto habría que mirar de cerca lo que podría hacerse vía redes sociales, pero eso forma parte de otro post. En cualquier caso, hoy en día ningún hotel (sobre todo si es independiente) debe dejar de lado a las OTA’s pues en muchos casos es su única vía de subsistencia.

Todo este poder adquirido por la OTA, gracias – no lo olvidemos – a su buen hacer y a su visión de futuro,  le pone en una situación inmejorable, con presupuestos astronómicos para invertir en marketing y publicidad en Internet contra el que es imposible competir.

¿La solución para los hoteles? Pues por desgracia no está nada clara, pero lo que sí está claro es que los hoteles no deben perder de vista la evolución diaria (sí, diaria) que hay en Internet en términos de marketing, publicidad, comunicación, diseño web, posicionamiento y demás conceptos que, por mucho que quieran negarlo, bien por que se les haga demasiado grande, bien por no hacer frente a la incomodidad del cambio, es la única vía de salir a flote y dejarse ver en un mundo online en el que las OTA’s juegan en primera división.

A partir de ahí seguirán surgiendo debates sobre lo legal o ilegal de ciertas situaciones, prácticas o ataques de unos y otras, pero lo que es cierto es que lo mejor es dejarse de peleas y centrarse en lo que de verdad merece la pena, que es subirse al carro de la evolución tecnológica, la innovación y todo un abanico de buenas prácticas en marketing digital y publicidad como única vía para seguir creciendo y quién sabe si, incluso, llegar a codearse de tú a tú con las OTA’s más poderosas. ¡OJO! Decimos codearse y no luchar, pues ha de legar el día en el que OTA’s y hoteles jueguen en el mismo equipo.

Por supuesto, desde Hotel-Up consulting ayudamos a hoteles independientes, apartamentos turísticos, hostales, casas rurales o pequeñas cadenas hoteleras a que puedan situarse en el lugar en el que pueden y deben estar en este intrincado mundo digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *